Buscador de Historias de Grandes Exitos

Encuentra la historia que buscas...
Loading

jueves, 29 de enero de 2009

Historia de Universal Studios


La precursora de la universal fue la Yankee Film Company creada en 1909. Su fundador, Carl Laemmle, era un inmigrante procedente de Alsacia qué había dirigido un almacén de ropa en Wisconsin. Laemmle comenzó a interesarse por el negocio del cine, cuando en un viaje que realizó en 1905 a Chicago descubrió los niquelodeons. Aunque, le llevó su tiempo, Laemmle convenció a los hermanos Stern (Abe y Julius) para asociarse con él y crear la productora.

El principal problema era que Edison, que había fundado en 1908 la Motion Picture Trust, controlaba prácticamente todas las patentes de la industria (especialmente tenía la patente del motor eléctrico utilizado en cámaras y proyectores y, además, monopolizaba el mercado de exhibición y distribución de las películas utilizadas en los niquelodeons. Laemmle y sus socios, los Stern, hallaron el modo de salvar este escollo.

La Yankee Film Company debía asociarse a otras pequeñas empresas autónomas de la asociación independiente que las agrupaba, para hacer frente al gigante con ciertas garantías, y así se creó en 1911 la denominada Independent Moving Picture Company cuyo principal objetivo era el intercambio universal de películas. En esta asociación se integraron varias compañías y el número de socios fue engrosando progresivamente: Mark Dintinfass, Charles Baumann, Adam Kessel y Pat Powers, entre otros. Con el tiempo, poco a poco, Laemmle iría comprando sus partes y deshaciéndose de ellos.

Laemmle utilizó dos armas para imponer su firma y hacer frente a Edison: permitía a los agentes comprar a crédito (Edison, no) y creo lo que hoy conocemos como star-system que aún está vigente. La cosa es sencilla, si en tus películas participan grandes estrellas con gancho, atraes a los espectadores a las salas. (No obstante, en aquella época el star-system era más feroz. Las estrellas firmaban contratos de exclusividad con los estudios, lo que significaba que sólo podían trabajar para otro estudio si la compañía a la que pertenecían los cedía o si la que los adquiría estaba dispuesta a pagar los costos de la rescisión de su contrato, que solían ser muy elevados).

Cuando el California, empezó a atraer a los productores del Este que huían de la presión de Edison y buscaban facilidades (terrenos a buen precio, etc.); Laemmle fue uno de los pioneros que se lanzó a la aventura. Fundaría la Universal City, una ciudad propiamente dicha con su propio alcalde, policía, etc., destinada a albergar al personal que trabajaría en sus películas: actores, atrezistas, eléctricos, decoradores, maquilladores, músicos, guionistas, etc. Para ello, Laemmle adquirió el antiguo rancho Taylor(430 km² de naranjos y pastos) situado en medio de ninguna parte. Estaba cercano a la, por entonces, pequeña ciudad de los Ángeles (ciudad que provenía originada a partir de un pequeño pueblo fundado en el siglo XVIII y que los españoles habían bautizado).

Laemmle era, sin saberlo, uno de los arquitectos de la futura Hollywood. Pronto, llegarían otros pioneros como él, dispuestos a aprovechar todas las ventajas (climáticas y económicas) que California les ofrecía y construirían sus estudios en vecindad con el de Laemmle:

los 4 hermanos Warner (Albert, Harold, Jack y Sam) - fundadores del Warner Brothers Studios, también conocida como Warner Bros en 1923
Los hermanos Cohn (Harry y Jack - fundadores de la compañía precursora de lo que hoy es Columbia Pictures.
Adolph Zukor - fundador de la Paramount Pictures.
Samuel Goldfish y los hermanos Selwyn (Edgar y Archibald - fundaron en 1916 la compañía precursora de lo que hoy es la Metro-Goldwyn-Mayer.
William Fox - fundador de la compañía precursora de lo que hoy es la 20th Century Fox.
Muchos de estos pioneros, como el propio Laemmle, eran de origen judío, aunque, éste es un hecho que no suele destacarse. La mayoría de historiadores se curan en salud y evitan ser tachados de antisemitas o projudios. No obstante, sin entrar en valoraciones, eso se trata de un hecho objetivo indiscutible. Los padres de Hollywood, en su gran mayoría, fueron judíos (pese a que en sus películas no haya ninguna referencia a este hecho, y a que sean los creadores del llamado modo de vida americano).

A pesar de ser el pionero en lo que a la creación de Hollywood se refiere, en lo relacionado a la producción de películas, Laemmle era muy cauteloso y no tenía la suficiente visión de futuro, ni agallas para asumir el riesgo que la compañía necesitaba. Laemmle no estaba dispuesto a endeudarse, por lo que sólo financiaba aquellas películas a las que podía hacer frente. Con esta política, se especializó en western, seriales y melodramas de bajo presupuesto (serie B). A esto hay que sumar el hecho de que Laemmle, a diferencia de sus competidores: Adolph Zukor, William Fox y Marcus Loew, no se proveyó de una cadena de salas de exhibición propias; teniendo que conformarse con colocar sus películas en pequeñas ciudades. Todas estas cuestiones hicieron que la Universal pasase a ser un estudio de segunda.

Laemmle tampoco aprovecho la visión de futuro de un joven productor prometedor que trabajaba para él al principio de los años 20, un muchacho llamado Irving Thalberg. Thalberg, en 1923, ante la falta de audacia de su jefe, optó por dejar el estudio e iniciar un nuevo proyecto en otra parte, en los estudios de Louis B. Mayer (Metro-Goldwyn-Mayer).

En 1928 le regaló el estudio a su hijo Carl Laemmle, Jr., como regalo de cumpleaños. Carl Junior, gracias al coraje que da la juventud, se cuestionó la conservadora política de su padre y decidió que era hora de hacer cambios. Actualizó el estudio en todo aquello que su padre había dejado pasar: Creó su propia red de distribución y financió películas de calidad con presupuestos de mayor envergadura.

Los esfuerzos de Laemmle dieron sus frutos muy pronto y, pese a su juventud, nadie pudo cuestionarlo. Numerosos éxitos de taquilla y, algunas películas premiadas, lo avalaban:

1929 - Show boat (1929). Un musical!, una de las primeras películas habladas del estudio.

1930 - El rey del jazz (King of jazz). Otro musical. Ha pasado a la historia por ser la primera película en utilizar el color, el technicolor en una secuencia animada (secuencia creada por Walter Lantz). La película obtuvo el Oscar a la mejor dirección artística (Herman Rosse) en la 3ª Edición de los Oscar celebrada en el Hotel Ambassador de Los Ángeles, el 5 de noviembre de 1930.

1930 - Sin novedad en el frente (All quiet on the western front). En la misma tercera ceremonia de entrega de los oscar ganó dos Oscar: a la Mejor película y al Mejor director (Lewis Milestone) y estuvo nominada en otras dos categorías: Mejor fotografía (Arthur Edeson) y Mejor guión (George Abbott, Maxwell Anderson y Del Andrews). Además, Carl Laemmle Jr. ganó la Medalla de Honor de los premios Photoplay y Lewis Milestone película ganó el premio Kinema Jumpo de Japón, como Mejor director de película en idioma extranjero.

1934 - Imitación a la vida (Imitation of Life). Optaba a tres galardones en la séptima ceremonia de los Oscar celebrada en el Hotel Biltmore el 27 de febrero de 1935: Mejor película, Mejor Sonido (Theodore Soderberg) y Mejor asistente de dirección (Scott R. Beal). Finalmente, no logró ninguno.
Carl Junior, paralelamente, durante este periodo, también apostó por las películas de terror las llamadas Universal Horror u Horror en la Universal, que le proporcionaron abultados ingresos en taquilla. En este momento, la Universal rodó lo que hoy son ya clásicos del género:

1931 - Frankenstein (1931) (también traducida como El doctor Frankenstein.
1931 - Drácula (1931) (Dracula) de Tod Browning.

1933 - El hombre invisible (1933) (The invisible man). James Whale, el director, vio recompensado su trabajo con una Mención Especial en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

1935 - La novia de Frankenstein (Bride of Frankenstein). El director del departamento del sonido de la Universal, Gilbert Kurland, fue nominado en los Oscar (Octava ceremonia celebrada el 5 de marzo de 1936 en el Hotel Biltmore).
Sin embargo, realmente, las acciones de Carl Jr. fueron muy arriesgadas y cuando realizó el remake Show boat (1935) se empeñó hasta las cejas. Tanto que cuando no pudo hacer frente a las deudas, el banco le arrebató el estudio, dejando a los Laemmle fuera del negocio.

Sin Carl Jr., el estudio volvió a un periodo gris. Se volvió a los westerns y melodramas de segunda fila y sólo las películas de una cantante adolescente Deanna Durbin, proporcionaban ingresos al estudio. Son películas como:

1936 - Tres diablillos (Three smart girls). En la misma ceremonia de 1937, esta película fue también nominada en tres categorías: Mejor película, Mejor guión original (Adele Comandini) y Mejor sonido (Homer G. Tasker).




1937 - Loca por la música (One hundred men and a girl). La banda sonora fue nominada a los Oscar (que recayó en el director del departamento de sonido de la Universal Charles Previn en la ceremonia celebrada en el Hotel Biltmore, el 10 de marzo de 1938. Además estuvo en nominada en otras cuatro categorías: Mejor película, Mejor guión original (Hanns Kräly), Mejor montaje (Bernard W. Burton) y Mejor sonido (Homer G. Tasker, su segundo Oscar)


1938 - Reina a los catorce años (That certain age). Fue nominada al Oscar al Mejor sonido (Bernard B. Brown), en la ceremonia número 11 de los Oscar celebrada el 23 de febrero de 1939 en el Hotel Biltmore.
De este periodo hay alguna honrosa excepción como Al servicio de las damas (My man godfrey) de 1936. Nominada a 6 Oscars en la 9 edición de los mismos celebrada en el Hotel Biltmore de los Ángeles el 4 de marzo de 1937. Las nominaciones fueron en las categorías de: Mejor director (Gregory La Cava), Mejor guión (Eric Hatch y Morrie Ryskind), Mejor actor (William Powell, Mejor actriz (Carole Lombard), Mejor actor de reparto (Mischa Auer) y Mejor actriz de reparto (Alice Brady)

Las películas de bajo presupuesto continuaron durante la época de la Segunda Guerra Mundial, pero el estudio se mantenía a salvo gracias a las películas de Abbott y Costello.

La Universal que intentaba sacar cabeza se asoció con Walter Wanger y coprodujo varios films de Fritz Lang, pero la participación de la Universal era muy pequeña.

En 1945, el productor británico J. Arthur Rank compró la cuarta parte de las acciones de la Universal, con el fin de entrar en el mercado estadounidense. Un año después, 1946, Rank llegó a un acuerdo con William Goetz, el fundador de la International Pictures y ambas compañías se fusionaron, surgiendo la Universal-International Pictures. Al principio, este nuevo impulso surgió efecto y se produjeron grandes títulos como:

Forajidos. (The killers, 1946) de Robert Siodmak con Burt Lancaster y Ava Gardner.
El huevo y yo (The egg and I, 1947) de Chester Erskine con Claudette Colbert.
La ciudad desnuda (The naked city, 1948) de Jules Dassin.
Cuando los actores, finalmente, por ley, pueden controlar su destino, La Universal firma un acuerdo con el agente Lew Wasserman de la Music Corporation of America (MCA) y contrata a James Stewart. En el contrato se fija que el actor cobrará en concepto de retribución por beneficios una cuarta parte de lo que gane el estudio (una vez deducidos los gastos) con sus películas. El éxito de Winchester 73 (Winchester '73, 1950) de Anthony Mann convirtió al actor en un hombre rico. Además, el exquisito trato que la Universal dispensó al actor fue una campaña publicitaria impagable. Llamó la atención de las estrellas, que, desde aquel momento, vieron aquel estudio como un buen lugar en el que trabajar. La MCA fue colocando en el estudio a muchos de sus representados; entre ellos: Doris Day, Lana Turner o Cary Grant. Aunque se esperaba que la compañía intentara hacerse con el control real de la productora, eso no llegaría hasta bastante tiempo después.

En 1952, Goetz perdió su paciencia y el interés por mantener su asociación con la Universal, pues esta continuaba con su conducta cautelosa (presupuestos moderados, para no arriesgar demasiado). Goetz vendió su parte a Milton Rackmil, con lo que Decca Records toma el control de la empresa, perdiendo así la MCA su oportunidad.

A finales de los 50, la Universal entró en crisis. La desaparición de su cadena de salas de exhibición, que se vio obligada a cerrar, unida a la presión de la televisión, la habían herido gravemente.

Sin embargo, gracias a la intervención de la MCA, fue la propia televisión la que le dio parte del oxígeno que necesitaba a la Universal, cuando una cadena alquiló 360 acres pertenecientes al estudio por 11 millones de dólares. Poco a poco, la televisión fue alquilando más terreno y modernizando los estudios.

Finalmente, en 1962, la MCA se haría con el control del estudio. La Universal viviría, a partir de esos momentos, un periodo de esplendor nunca antes vivido (a pesar de los esfuerzos de Carl Laemmle Jr). La MCA presionó a sus representados para que firmaran con la Universal y el estudio contó con un elenco de actores, directores y profesionales de todo tipo de primer orden; saltando así a la primera división del negocio del cine.

La Universal vive un periodo esplendor y se produce prácticamente un título a la semana. La mayoría de estas películas tienen una duración que ronda los 90 minutos, para facilitar su inclusión en la programación televisiva. Aunque, paralelamente, sigue con sus producciones para la gran pantalla.

En el inicio de la década de los 70, la Universal consigue grandes éxitos de taquilla con títulos como:

Aeropuerto (Airport, 1970) de George Seaton.
El golpe (The sting, 1973) de George Roy Hill.
American Graffiti (1973) de George Lucas.
Tiburón (Jaws, 1975) de Steven Spielberg.
En los 80, la Universal centra sus esfuerzos en la producción de series de televisión, lo que no impide que continúe con sus producciones para la gran pantalla, logrando taquillazos como E.T.: El extraterrestre (ET The Extra-Terrestrial, 1982) de Steven Spielberg.

Impaciente por ampliar su difusión y presencia en la televisión por cable, Lew Wasserman, jefe de MCA, buscó un socio rico. En 1990, Wasserman vendió la MCA/Universal a la empresa japonesa del sector de la electrónica Matsushita Electric. Esto proporcionó una inyección de efectivo, pero 5 años después, al no adaptarse al mercado americano, Matsushita Electric la vendió a su vez a la distribuidora de licores canadiense Seagram, siendo rebautizada como Universal Studios.

Esperando construir un imperio mediático alrededor de la Universal, Seagram compró Polygram y otras empresas. No obstante, no tardó en darse cuenta de que el negocio del cine no era tan fiable como el del whisky, y en 2000 vendió el grupo de empresas que había adquirido y agrupado a la compañía francesa Vivendi, convirtiéndose en Vivendi Universal.

Vivendi, agobiada por las deudas, tuvo que vender parte de la Universal a la General Electric, de cuyo grupo forma parte la cadena de televisión NBC. La nueva compañía multifaceta (que aúna cine y televisión) fue rebautizada como NBC Universal y, por el momento, va por buen camino, logrando combinar la rentabilidad económica con el logro artístico.

En la actualidad (2005), la General Electric posee el 80% de la NBC Universal, quedando el 20% restante en manos de Vivendi, aunque, según lo pactado, la General Electric compra a Vivendi su parte en 2006. Como contrapartida Vivendi conservaría la Universal Music Group compuesta por Decca y MCA Records group.

Con fecha 1 de junio de 2008, se produce un incendio de grandes proporciones en la Universal Studios,[1] afectando fundamentalmente parte de oficinas, set de filmaciones, y construcciones para depósito de materiales de la Empresa cinematográfica, situada en Los Ángeles, temiéndose su propagación. Por lo tanto, y con suma premura, se realiza un operativo donde actúan entre 300 a 400 bomberos y dos helicópteros hidrantes, a fin de evitar que las llamas se extiendan a bosques cercanos, como también al parque temático que posee un innumerable despliegue de variados escenarios. Las mencionadas dotaciones de Bomberos actuaron enérgicamente contra el fuego y oportunamente informaron que no se conocía que hubiese habido víctimas o personas heridas por esta situación, aunque finalmente se terminó confirmando que solamente 3 bomberos sufrieron consecuencias no graves. Declaraciones de Policía y Bomberos, en su momento provisionales, estimaron posible -como causa del siniestro- un probable cortocircuito eléctrico en un sector donde se realizan efectos de sonido, aunque no se descartó la posibilidad de un atentado, habida cuenta que fuentes locales manifestaron que se habían recibido amenazas de bomba en el lugar. Esta última información finalmente fue descartada.

Pasadas las horas y luego de una ardua lucha contra las llamas, que alcanzaron los 30 metros de altura, el foco de fuego pudo ser controlado con el resultado de tres bomberos lesionados. Se supo además que la mayor parte de lo destruíido correspondía a algunos escenarios de filmación, entre los cuales obraba una réplica de ciertas calles de la ciudad de Nueva York, una iglesia que -adaptándola- se utilizaba para diferentes films, los escenarios donde se filmó la película King Kong, la plaza que se utilizó en la filmación de la película Volver al futuro, el famoso motel que fue escenario de la película de Alfred Hitchcock Psicosis, y otros sets de características análogas. Otras de las cosas de valor artístico que se han perdido, consiste en un número de 40.000 a 50.000 videos y películas que eran patrimonio cultural de dichos estudios. Sobre esta pérdida de material filmográfico se escucho decir por parte de un directivo de la Universal, que todo era pasible de recuperarse. Si bien la catástrofe fue de tremenda magnitud, esto no impidió que el parque temático como el centro comercial City Walk, que suelen estar habilitados para visitantes -tanto locales como turísticos-, abrieran sus puertas como lo hacen habitualmente. Asimismo se cumplió con la realización de una entrega de premios "Movie Awards" correspondientes a MTV, que tampoco fue suspendida; estando solamente restringida la entrada al sector afectado por el incendio.

Historia extraida de Wikipedia

Más Historias de Grandes Exitos

Historia Hoteles Hyatt
Existen 200 hoteles Hyatt alrededor del mundo


Historia DHL
DHL ofrece experiencia en el transporte de carga
desde su fundación en 1969

No hay comentarios:

Busca en la Red

Sugerencias de búsqueda: Historia de emprendedores.
Búsqueda personalizada

Entradas populares